La lotería durante la Guerra Civil española

lotería niño guerra civil

La Guerra Civil española provocó la ruptura y división en muchos ámbitos de la sociedad. La lotería no escapó a esta realidad, existiendo desde 1936 a 1939 dos loterías paralelas en cada uno de los frentes. La lotería se fue adaptando al desarrollo de la contienda, celebrando sus sorteos en diversas capitales: Madrid, Valencia y Barcelona, dentro de la zona republicana, y Sevilla y Burgos en la “zona nacional”.
En 1935 los dividendos obtenidos por la venta de lotería representaban algo más del 1% del PIB, y un 3% de los ingresos del estado, es decir una de las principales fuentes de financiación. No extraña que cada sector explotara su propia lotería.
Curiosamente ambas loterías se llamaban: “Lotería Nacional”, porque los billetes de Lotería de los sorteos posteriores al 18 de julio de 1936 ya estaban impresos y distribuido. A partir de ahí, un cambio de nombre podía entenderse como una forma de reconocimiento al otro y además, el término “nacional” de la Lotería tenía sus orígenes en el primer sorteo celebrado en Cádiz en 1812 para subrayar que no era del rey, sino del pueblo.

La Lotería republicana
El inicio de la guerra provocó un trastoque en el funcionamiento de las loterías en la zona republicana debido a las devoluciones de billetes no vendidos y a la confiscación de boletos en el sector nacional. La Lotería Nacional continuó celebrándose en Madrid hasta que, a principios de noviembre de 1936, y ante la inminente caída de la ciudad, el gobierno de la República se trasladó a Valencia, donde se reanudaron los sorteos. Allí continuaron los tres sorteos mensuales. Así, si en 1936 la emisión del sorteo de Navidad alcanzó los 144 millones de pesetas, en 1937 sólo supuso cerca de nueve millones.
A partir del sorteo Extraordinario de Navidad de diciembre de 1937 los sorteos se celebraron en Barcelona. El último sorteo en la ciudad condal se celebró el 21 de enero de 1939, cinco días antes de la entrada de las tropas de Franco, y su lista de premios no llegó a publicarse.
Durante la época de guerra, debido a la división y a la situación del país, todos los sorteos de Lotería quedaron reducidos, en su mayoría, a una sola serie.

Los caprichos del azar
El azar quiso tender puentes haciendo que números, como el 16.244 y el 16.807, resultaran premiados el mismo año en ambos sectores. El 1 de marzo de 1938 en el sorteo de la zona republicana celebrado en Barcelona, el 16.244 obtuvo el tercer premio, de 20.000 pesetas, que se quedaron en aquella ciudad, y el 21 de noviembre de 1938, en el sorteo de Burgos, salió premiado ese mismo número con un segundo premio, de 90.000 pesetas, que tocó en Zaragoza.
El 2 de mayo de 1938, el 16.807 obtuvo el tercer premio en el sorteo de Barcelona, yendo a parar a Madrid las 20.000 pesetas. También este número repartió el cuarto premio del sorteo de Burgos –zona franquista–, celebrado el 1 de julio de ese mismo año; las 40.000 pesetas agraciaron a la localidad malagueña de Pizarra.

Loterías de Navidad 1936-1939

1936:  Lugar de celebración: Valencia. Gordo: 05.287. Premios: 30.000.000 pesetas. Localidad agraciada: Madrid
1937: Lugar de celebración: Barcelona. Gordo: 01.165. 1.500.000 pesetas. Localidad agraciada: Alicante
1938: Lugar de celebración: Barcelona. Gordo: 22.655. 3.000.000 pesetas. Localidad agraciada: Barcelona
1938: Lugar de celebración: Burgos. Gordo:  36.758. 4.000.000 pesetas. Localidad agraciada: Málaga
1939: Lugar de celebración: Madrid. Gordo: 13.093. 15.000.000 pesetas. Localidad agraciada: Madrid

La Lotería en la zona franquista
A pesar de que los republicanos tenían todo a su favor para sacar adelante su Lotería, la zona franquista gozó de más estabilidad. .
Tras el levantamiento de julio de 1936, se organizaron en muchos lugares sorteos en beneficio de los combatientes, pero la improvisación dio pie a irregularidades, lo que provocó que las autoridades regularan o prohibieran estos sorteos y promovieran sorteos bajo la supervisión de los militares como la Lotería Patriótica de Zaragoza o Sevilla.
No fue hasta diciembre de 1937 cuando se aprobó el restablecimiento de la Lotería Nacional. El primer sorteo estuvo constituido por dos series de 46.000 billetes cada una, al precio de 30 pesetas el billete, y se celebró el 1 de abril del año siguiente en Burgos, en el edificio del Colegio de los Hermanos Maristas.
En estas condiciones se celebraron en Burgos más de setenta sorteos hasta agosto de 1939, fecha en que volvieron a celebrarse en Madrid. El primero que se desarrolló con total normalidad se realizó en Madrid el 1 de agosto, con la curiosa peculiaridad de que los billetes, que se habían confeccionado con antelación, señalaban aún Burgos para su celebración.

Deja un comentario